lunes, 1 de febrero de 2010

Reflexión personal sobre mis practicas en Proyecto Hombre

“ Estamos aquí porque no hay otro refugio donde escondernos de nosotros mismos. Hasta que una persona no se confronta ante los ojos y el corazón de los demás escapa. Hasta que no permite a los demás compartir sus secretos no se libra de ellos. Si tiene miedo de darse a conocer a los otros al final no podrá conocerse a sí mismo, ni a los demás, estará solo. ¿Dónde podemos conocernos mejor sino en nuestros puntos comunes?Aquí juntos una persona puede manifestarse claramente, no como el gigante de sus sueños ni como el enano de sus miedos, sino como un hombre, parte de un todo, con su aportación a los demás. Sobre esta base podemos enraizarnos y crecer, no solos como en la muerte sino vivos para nosotros mismos y para los demás”

Un cartel con esta inscripción nos recibe a la entrada de la comunidad terapéutica de PH, y básicamente resume el trabajo que allí se realiza, lo que los usuarios persiguen en una lucha interna muy difícil de ganar.

Acabo mis prácticas con una sensación agridulce, por un lado, me llevo una experiencia única a nivel humano, he aprendido mucho y ese era el objetivo, he conocido historias, vidas, me he introducido en el mundo de las adicciones que es un campo que me interesa mucho para mi futuro como profesional, he conocido a profesionales con amplio recorrido y a voluntarias de otros países, me he sentido útil e inútil, capaz e incapaz, alegre y triste al mismo tiempo. Por otro lado me quedo con ganas de más, de haber exprimido este mes de prácticas hasta aprovechar la última gota de conocimiento. Me voy con la sensación de que las posibilidades que este centro me ofrecía eran infinitas, pero he estado limitado y aunque lo entiendo a regañadientes me hubiera gustado hacer más.

Es por este motivo que fui a pasar la Noche Vieja a la Comunidad, cené con ellos y festejamos el final de año. Pero este acto no solo es una forma de compartir y prolongar mi estancia allí, también es un objetivo personal de asumir responsabilidades e involucrarme en lo que hago, una forma de demostrar que quiero ir más allá de lo estipulado.

Cuando mi tutor del centro me propuso empezar a llevar un proyecto este año como voluntario, sin esperar al Practicum II me sentí alagado y nervioso al mismo tiempo, pero no dudé en aceptarlo. De esta manera he presentado a la dirección de PH un proyecto educativo para la comunidad. Se trata de impartir unas clases de inglés a los usuarios, y de esta manera potenciar la parte educativa y formativa, y que puedan aprovechar el tiempo en la Comunidad fuera del proceso personal, para aprender unas nociones del idioma. He pensado en enfocarlo para que aprendan cosas útiles y realmente puedan hablar algo en inglés. Ahora espero a que le den el visto bueno y comenzar el proyecto en febrero.




Tengo la impresión de que un mes no es suficiente para empaparse de todo lo que un lugar así nos ofrece. En este mes apenas han sucedido cosas, creo que ha sido el mes más tranquilo en años por lo que me dicen allí. Ahora las voluntarias me cuentan cosas que suceden y me sorprendo, por lo visto, uno de los usuarios con los que mejor relación tenía, licenciado en Humanidades y Arqueología, ha sido expulsado por llegar bebido después de un fin de semana. Por lo visto su síndrome de abstinencia era tan fuerte que se bebió la colonia de su casa, ahora está destrozado y afirma que no se siente con fuerzas de volver a empezar. Y hace tan solo unos día me encontré en la calle con un usuario, también ha sido expulsado y no tiene donde dormir, me dice que no me preocupe, que encontrará un albergue aunque sé que probablemente me esté mintiendo. Está sereno pero no puedo afirmar que no haya consumido.

Este es el mundo de la droga y el mundo de la desintoxicación, un mundo en el que un día estas en la cima y al otro en el subsuelo, una noche duermes y la otra velas, un mundo de arrepentimientos y añoranzas, un mundo de rachas, de engaños, de perdidas. Pero afortunadamente es un mundo del que se puede salir, aunque la luz esté al final de un tortuoso camino.

Esa es la lección que me llevo, a veces hay que arrastrarse por un río de mierda para salir limpio al otro lado. Estas prácticas hacen de mí una persona mejor, alguien un poco más consciente, me han ampliado la visión de la vida y me han dado unas bases que nunca olvidaré. Verdaderamente puedo decir que este, es un sitio de los que entras de una forma, pero sales de otra.

10 comentarios:

  1. Yo también he hecho mis prácticas en Proyecto Hombre pero mi reflexión personal no es tan bonita ni tan poética como la tuya. Es cierto que he aprendido. En 4 meses de prácticas he aprendido más que en 3 años de carrera. Y sí, admito que ha merecido la pena. No obstante, estos 4 meses han servido principalmente para confirmar una idea de que ya me rondaba por la cabeza durante los primeros días: que proyecto hombre es una secta de la cabeza a los pies. Una secta sí, pero el caso es que funciona, no en tantos caso como la gente piensa (porque se dan más abandonos y recaídas de los que muchos creen) pero funciona. No obstante, mi pregunta es "¿A qué precio?". Sinceramente, si algún día un amigo mío tiene problemas con las drogas y me pide ayuda, me lo pensaré una y mil veces antes de aconsejarle que acuda a Proyecto Hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Proyecto hombre es un antro y los psicólogos son pésimos, no tienen ni puta idea, te lo dice una psicóloga adiçta

      Eliminar
    2. me gustaría que me informasen sobre esos aspectos de P.H. tenemos una hija internada y nos desconciertan algunas cosas. dónde puedo encontrar información?

      Eliminar
    3. me gustaría que me informasen sobre esos aspectos de P.H. tenemos una hija internada y nos desconciertan algunas cosas. dónde puedo encontrar información?

      Eliminar
  2. Hola yo hice el programa hará cuestión de cinco de años y también he sido trabajadora. Tengo un profundo conocimiento del programa, en su defensa, diré que funciona, eso si no sin pasar mucho sufrimiento, a veces innecesario. Hay comunidades terapeúticas tipo Málaga, Cádiz con prácticas peligrosas; dinámicas en las que se humilla a las personas y claro todo esto motivado por un auténtico clima de paranoya en el que se sacan las cosas de lugar y con un intervenciones tan fuertes como RP Y CD que consisten en vocearte, humillarte diciendo casi lo que se les viene en gana, nombrado a tu familia por ejemplo y esto es realizado tanto si se es terapeuta como usuario con rol avanzado. Los profesionales, bueno.. qué decir que la mayoria de ellos están metidos a dedo con procesos de selección propios que consisten en que seas voluntario durante determinados meses, a veces incluso años, claro está sin pagarte. Hay muy buenos profesionales con ideas y modos de trabajar magníficos pero correrán la suerte de marcharse de proyecto hombre bien por bullying por parte de los compañeros o por no supeditarse a directivas incompetentes con escasos conocimientos de drogodependencias. Conozco un caso de presión psicológica hacia un terapeuta porque un conocido de determinado presidente que llevaba unos días en el programa, todo sea dicho de paso, no se rehabilitaba; deleznable. Bien, siguiendo con el tema de los profesionales, la mayoria sufren el sindrome de burn y es lamentable ver como los profesionales delegan su autoridad en el usario que aparentemente está mejor o bien ejerce liderazgo dentro del grupo. Menciono también como resuelven sus problemas, si cometes un error profesional, despídete del mundo porque eres sometido a toda clase de presión psicologica ejercida mediante el cuestionamiento cuyo fin es dejarte a la altura del betún y que supliques piedad; psicoanálisis muy agresivos, manipulación mental, te hacen sentir fatal como si debieras tu vida a proyecto hombre y claro esto es más facil que suceda entre personas que ya estamos rehabilitadas; un auténtico infierno. Os hablaré también de la parte económica y del trato de favor que reciben las familias que ingresan más dinero. EL PROGRAMA ES GRATUITO, SEÑORES!!! Proyecto Hombre recibe de los presupuestos generales de la junta de Andalucía, subvenciones también del Gobierno Central y de ayuntamientos; entonces cabe preguntarse que hacen con el dinero que recaudan de las familias, aportaciones voluntarias, etc; una supuesta contabilidad en b.
    Esta es mi particular visión de una institución que lo fue todo para mí por lo que me debato entre los buenísimos recuerdos que tengo durante toda la terapia, los compañeros, los terapeutas y la rabia que siento por lo decepcionante que ha sido trabajar allí y tener que ver todo esto. Se cierra el telón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole!!!!!!!
      Tiran gente que no ingresa dinero por chorradas y los que tienen familia y "donan" se les consienten gordas.
      Saben de la situación de muchos que echan y el enorme esfuerzo y decisión que tienen por dejarlo sólo por hacer sitio a alguien que ingrese cuota mediante el papelito que enseñan a las familias.

      Eliminar
  3. Los psicólogos son pésimos, no tienen ni puta idea de psicología, la directora una chupapollas y los compañeros unos cerdos y unos ladrones

    ResponderEliminar
  4. Los psicólogos son pésimos, no tienen ni puta idea de psicología, la directora una chupapollas y los compañeros unos cerdos y unos ladrones

    ResponderEliminar
  5. nos gustaría saber dónde o cómo informarnos. Tenemos una hija internada y algunas cosas nos desconciertan. Gracias

    ResponderEliminar
  6. nos gustaría saber dónde o cómo informarnos. Tenemos una hija internada y algunas cosas nos desconciertan. Gracias

    ResponderEliminar